Cenizas del paraíso

Cenizas del paraíso

Fumo por placer, pero no olvido que en cada cigarrillo quemo algo de mí. Pienso siempre que esa cosa suicida que uno tiene la concreta con esas bellas volutas de humo, en esa calada profunda y asesina. Miro el cenicero y pienso que está demasiado lleno, que hoy he avanzado dos casilleros más rápidos a la muerte y prometo no fumar más. No se para qué me engaño: volveré otra vez a encender uno. Sólo calmé mi consciencia un breve instante. Pero la brasa volverá. Y el humo azul también.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Anuncios

11 comentarios sobre “Cenizas del paraíso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s