Un café frío de olvido

Un café frío de olvido

No había seguridad de que vinieras a mi aquel dia. Acaso son las esperanzas amigas traicioneras que nos llenan de valor, y la taza fue mi mudo testigo de las horas muertas en que mi mirada, perdida en la nada. agotó todos los rincones del bar y no te encontró. Miré el fondo de la taza y una mancha oscura de café simulaba una lágrima, y sin volver a mirarla me levanté y me perdí en la tarde llena de ausencia tratando de adivinar si aquella gota era un presentimiento o una afirmación de la realidad. No obtuve respuesta. Ni quise seguir pensando en los juegos del destino.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Anuncios

5 comentarios sobre “Un café frío de olvido

  1. Se nota el desánimo, la tristeza..no, peor, la decepciòn que nos dejará marca, marca a la que llamaremos “endurecer”, pero que no será más que desconfianza…
    El café frío es una alegoría perfecta.

  2. Pararse en los “juegos del destino” es como pretender descifrar un crucigrama para el que no tenemos respuesta. Pero en ese café había algo más que un simple acertijo: una evidencia, una constatación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s