Sal, viento y soledad

Sal, viento y soledad

Quizás fuera esa inveterada costumbre de querer hallarte en aquellos lugares que fueron perfectos para ambos lo que me llevó a la playa aquella tarde invernal. El cielo plomizo me dijo que hace mucho tiempo que no te ve aquí, las rocas y las algas extrañan tus risas y tu presencia,  la arena  ya olvidó tu huella y tu pisada. El viento me trajo un perfume a sal y a mar, quizá para que olvidara aquellas lágrimas que corrían por mi mejilla, porque te has alejado ya de mi corazón. Y de aquella playa.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Anuncios

5 comentarios sobre “Sal, viento y soledad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s