Huyendo de todo

Huyendo de todo

La cocaína y la sangre formaban una sombra alrededor del cuerpo muerto. El caracol avanzaba inmutable, y cuando llego a las sustancias se desvió suavemente. La cara del humano tenía un rictus de sorpresa: quizás la muerte no le había avisado que pasaría por él. Cuando se alejaba pensó que uno sabe como comienza el dia, pero no como lo termina. Y con su caparazón a cuestas siguió avanzando decidido, mientras unas moscas se disputaban el charco de sangre putrefacta.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Anuncios

4 comentarios sobre “Huyendo de todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s