Infancia eterna

Infancia eterna

Quién te ha dicho que dejaste de ser niño? Los años solo son un segundo del universo, un suspiro de Dios, y aunque el cascarón se avejenta el alma sigue siendo la de un pequeño que aún al final del camino no ha aprendido tantas cosas.
Nunca dejamos de sorprendernos, de descubrir un nuevo sentimiento, de esbozar una sonrisa limpia. Podemos perder cierta frescura, dejar algunas ilusiones por el camino de la
vida pero ello no nos hace menos tiernos y necesitados de amor. No hay edad para necesitar un abrazo en una noche de lluvia, porque cuando suena el trueno,  como si se invocara un viejo conjuro volvemos a ser niños otra vez.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: La web

Anuncios

6 comentarios sobre “Infancia eterna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s