El toque

El toque

Como cuando alguién toca un instrumento musical, así sucede con nosotros, humanos llenos de energías y vibraciones. No sentimos igual con unos y con otros, podemos ser una roca helada o  una llama ardiente si aquel que nos siente sabe que cuerda tocar. Un misterio de sensaciones, de pieles que se encienden sin explicación, de dedos que aunque lo intentan jamás llegan a despertar el fuego y la pasión.
El amante perfecto es una cuestión de magia que se da o no de forma aleatoria, una ecuación compuesta de elementos que jamás conoceremos, pero que curiosamente deja en nosotros el recuerdo de momentos imborrables.

Texto: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Anuncios

6 comentarios sobre “El toque

  1. Me pregunto eso tantas veces: puede ser amado realmente alguién imperfecto? Puedes desear con toda tu piel aún cuando ese alguién esté en una silla de ruedas o tenga algo que lo hace diferente? En qué punto el amor se desvirtúa en tantas cosas…Demasiadas preguntas…

    1. El amor es esquivo a las apariencias. Puede ser que la silla de ruedas no sea un defecto sino el complemento de una relación. Nos dejamos engañar fácilmente por una cara bonita cuando lo que deseamos es una silla de ruedas eficiente y un corazón amable. El ser perfecto es el que se amolda a nuestras imperfecciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s