Dejavu

Dejavu

La mañana era igual a tantas otras de esta parte de mi vida. El sabor a café en la boca, el olor a ciudad contaminada en cuerpo y alma a mi alrededor, y yo mismo increíblemente anónimo y vacío.
El sol de golpe me trajo su brillo alegre y absurdo, me llevó a aquellas mañanas increíbles dónde el amor nos llenaba y tu risa marcaba el compás de mi alegría.
Como un dejavu misterioso e inexplicable tu sombra vino y se fue, solo para recordarme que una parte de mis recuerdos le pertenecen. Y con el sol en mis ojos y una lágrima en el alma seguí caminando hacia mi mismo.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Sergio Figueiras Gómez

Anuncios

6 comentarios sobre “Dejavu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s