Como tronco seco

No encontraba savia en sus venas. Apenas un hálito de vida percibía y ello le ayudaba a vivir. No supo cuando o en qué momento dejó de llevar sonrisas para regalar, ganas de vivir y respirar el viento fresco de la bahía, y de a poco se convirtió en un observador de la vida.

Aún cuando parezca que ya nada queda, un dia brotará una rama nueva de su corazón. Y traerá sueños nuevos y colores brillantes.

Un dia.

 

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

 

tronco

Anuncios

2 comentarios sobre “Como tronco seco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s