Inspirado en Frida, ambientado en mí misma

6862262268_c5ab9c03e0_n

Sólo puedo hablar de mí: de quién más sino?
Mi espejo solo refleja una dimensión, la de cada uno que se enfrenta a él, y nunca repite las mismas verdades. Solo sé como lloro, solo escucho mis palabras y entiendo el porqué surgen. Parí, me desgarró el cuerpo y el alma cada ser que vio la luz y comenzó su propio camino, y no descreo de tu dolor…solo sé cual fue el mío.
Aprendí del amor y del desamor y perdí los caminos, también los papeles, los mapas y los atajos. Un dios impiadoso se encarga de borrar las marcas para que tenga que renovarme, extenuante tarea esa de volver a empezar.
El reloj suena suavemente.
Es la vida que me avisa. Hay que seguir adelante. Aunque no quieras.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s