Lanzar la piedra

La vida, el vivir en sí es un lago de aguas quietas que vamos surcando casi sin sobresaltos hasta que nosotros ( o alguién) lanza una piedra, y el estanque se agita. Cìrculos concèntricos se amplìan, el movimiento sigue y todo cambia.

Es bueno lanzar la piedra? Es mejor dejar el estanque quieto o generar el cambio?

Preguntas a la vida que no suele contestar como uno quisiera…

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

abcd

Anuncios