Honestidad

Honestidad

Te miro y siento verguenza de mi mismo. Después de tantos años de estar juntos te has sentado a decirme todo lo que sientes, lo que te pasa. Tu honestidad afloró con fuerza y tu mirada me dijo que no había vuelta atrás. De pronto descubrí que la fidelidad a un espejismo te hizo soportar realidades, te hizo mantenerte firme hasta que diste todo lo que tenías para dar, hasta que sentiste que tu cuenta estaba saldada. Te miré y no pude decirte nada más, la sorpresa de verte así sin máscaras me encontró sin mi escudo, y cuando la puerta se cerró detrás tuyo terminaron de caer mis defensas.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Anuncios

Caminos

Caminos

Avanzar o quedarse inmóvil. La vida es un camino que tiene una sola dirección, hacia adelante y aunque a veces intentemos hacernos a un lado algo sucederá que nos pondrá de nuevo en movimiento. La vida es una senda con claroscuros: de momento de luces brillantes a otros de oscuridad plena, y vamos por ella intentando percibir los detalles del camino, intentando no tropezar y caer. La vida es un sendero suave o escarpado, y es buen caminante aquel que acostumbra sus pasos al camino y a pesar de las inclemencias del mismo sigue andando a buen paso y con la frente alta sintiendo que lo da todo. Aunque a veces otros no entiendan su pisada.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Suave, lento e inesperado

Suave, lento e inesperado

Avanzando suavemente me acerqué a tí. No me viste llegar, casi que te sobresaltaste cuando percibiste que allí estaba, tan cerca tuyo y a la vez una imagen lejana y desdibujada. Preguntaste porque estaba ahí y tuve que pensar la respuesta. Quién sabe porqué la vida plantea esos juegos de la memoria del alma que nos impiden olvidar una sonrisa, una mirada, un beso. Inesperadamente te prestaste a la risa del reencuentro y solo ese pequeño gesto iluminó mi dia, y no me importa si lo inesperado de ti dure poco, mucho, un segundo o la media vida que queda por vivir. Me alegré que desde el fondo de mis recuerdos volvieras a mi. Y robarte esa sonrisa que no esperabas dar, inesperada hasta para mí.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Dia del amor enamorado

Dia del amor enamorado

Te regalo esa flor silvestre que nos mira desde el jardín. Te doy mi abrazo suave, un te quiero trasnochado, el dia de los enamorados que elijas en el almanaque. No me importa si quieres celebrar con un beso o una mirada de amor, porque nuestras almas se entienden así. Sin palabras.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

A la vera de la vida

A la vera de la vida

Sucede que a veces te sientas al costado del camino y ves pasar la vida. Nada tienes y nada te importa. Ves pasar a las personas y de repente te planteas si estás vivo o solo eres un objeto más del universo, porque te quedaste fuera del sistema, porque no puedes ser igual a todos: no tienes nada. La vida siempre será tesoro, pero se te asemeja a un regalo metido en un paquete blindado que no puedes abrir, y comienzas a percibir que no eres como todos, porque no te perciben, porque no importas, porque por alguna extraña razón alguién te sacó del juego. Y no te permiten volver a entrar.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

El tiempo

El tiempo

El tiempo pasa. El tiempo nos pasa a todos. Resignamos deseos, dejamos pasar cosas pensando que más adelante podremos retomar aquello, calculamos sobre algo de lo que no somos dueños, apenas administradores casuales.El tiempo corre su carrera sin fin: uses el reloj que uses va en el mismo sentido y no se detiene. Nadie es dueño de él, no hay millones que compren el movimiento de un segundero, nadie puede extender un minuto de amor, nadie puede regalar siquiera una pequeña partícula de tiempo.
Creo que el tiempo es ese regalo que apenas nacemos nos entregan y con el cual cada uno hace lo que quiere, algunos lo invierten, otros lo queman y otros quizá ni siquiera tienen conciencia de ello. Lo único que tenemos todos en claro es que un día el reloj se detiene, y nuestra historia también.

Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

La mirada

La mirada

Nuevas miradas tengo para tí. Ninguna se parece a otra, no está gastada, no pertenece a nadie más. Te miro y mis ojos se sorprenden de encontrar tanto, de descubrir en ti imágenes nuevas, sentimientos aún sin explorar, sensaciones que comenzaran el dia que nos podamos encontrar en la dimensión única de los dos. Tu risa es una invitación a ver que hay más allá, tu ternura me invita a tomarte de la mano para que veas en el espejo de la vida quién eres de verdad, y a su vez yo me sienta plena de saber que pude alumbrar por un instante tu camino.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro