Luces y sombras

Un dia comenzamos la historia de nuestras vidas. No teníamos pasado. Sin saber fuimos siendo nosotros mismos, construyendo una personalidad, un entorno, una realidad o cientos de ellas en la medida en que hilvanamos y deshilvanamos la vida, y cuando miramos hacia atrás podemos ver que lejos estamos del inicio, como aquellos que éramos somos estos que somos, tan distintos.

Luces y sombras nos cubren, risas y llantos nos han tallado la piel dejando al desnudo el color de la piedra del alma, esa que el tiempo sabe como despojar.

Los caminos se fueron abriendo, alejando del inicio. Pero no de la verdadera esencia.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

 

 

 

 

luces

 

Anuncios

Recuerdo húmedo y dorado

La mar besa la orilla. Millones de granos de arena cual estrellas brillan en la tarde cálida. Una reverberación dorada me ciega por un instante y un dejavú del pasado me invade. Veo en un instante mi imagen de niña con coletas saltando en las olas, a mi madre recogiendo caracoles, a mis hijos gritando para que los mire, a mi padre nadando cual si fuera campeón de natación.

Todo sucede en un segundo: de repente las voces desaparecen,  las imágenes también y vuelvo a la playa dorada de sol y agua, y no sé si es la ola que me salpica o la lágrima que me toma por sorpresa.

Toda una vida en un segundo, recuerdos que me acompañarán por siempre. Y la tarde azul y cómplice de mis silencios.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

 

 

 

 

 

sand

Incógnita

Soy tu misterio
aquel que no conoces y presientes
una suavidad de piel inexplorada
un presentimiento de amor que
apenas se advierte.

Una voz en palabras
que se adivina
una mirada que sabes
expresiva
un encuentro que se intuye
y demora
porque juega más el entreverte
que romper la magia al descubrirte
y sepamos quiénes somos

frente a frente.

 

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Imagen: la web


caricia-de-velo

Fe ciega

Necesitar creer me hace vulnerable.Quisiera poder vivir sin esa certeza de que en cualquier momento algo se va a descalabrar y me hará poner de rodillas en cualquier iglesia. Miro las imágenes plásticas o las estatuas de yeso y me pregunto porque necesitamos corporizar lo inexplicable. Sé que hay algo, inmanente e invisible que me acompaña…creo que solo eso puedo explicar, pero a su vez sé también que para creer tengo que olvidar las preguntas, esas que nadie puede contestar,  que ni siquiera se encuentran en el silencio. Un miedo íntimo al dolor y la pena nos hace acercar a ese Dios inexplicable e inhallable, esquivo a dar respuestas claras y a la vez certero en las acciones. Aún en aquellas que jamás podamos entender.

 

 

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Carolina Pereira Alcorta

 

 

fe

Inocencia imperfecta

Y sonrÍes inocente. Veo tus muecas, oigo tus risas y quisiera tener tanto más para darte y achicar esas carencias que te rodean. Y me duele que no tengas, y me molesta tener que observar tu risa triste sin poder cambiar tu realidad.

Te hace feliz una pelota tosca, un vaso de leche con pan, una lluvia sorpresiva en la que jugar con el barro, y yo me pregunto que sucederá contigo el dia que el velo de la niñez se corra y comiences a comprender que las cosas son como son, sin magia.

Sonríe pequeño. Tienes luz en el alma.

 

 

 

 

inocencia

 

 

 

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Carolina Pereira Alcorta

 

 

 

 

 

La espera

No tengo apuro. La vida me enseñó que muchas veces hay que saber aguardar por las cosas buenas. Nunca me dijiste cuando volverías y yo tampoco lo pregunté, porque no tiene sentido…Acaso tú le preguntas al viento cuando volverá?

El panorama es bello: una vida llena de luces, algunos claroscuros que permiten que lo bueno resalte, algo de soledad pero no demasiada y tu sombra que no se va nunca de mí, y juego a adivinarte detrás de las imágenes del silencio.

 

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: La web

 

 

bridge