En memoria

giphy1

Pongo una vela en memoria de todos los recuerdos impíos y obligados a olvidar, por los que guardan tanta alegría que evitamos recordar porque sino la realidad se nos hace insostenible.

Le doy vida a esa llama por tantos seres que nos acompañaron en alguna parte de la ruta y que hoy son sombras, por tantas palabras gastadas en vano y otras tantas que salvaron vidas.

En memoria del amor que fue brioso y brillante, de los abrazos enamorados y de las miradas únicas, por todos ellos arde ese pequeño fuego, porque todo lo que se recuerda no muere. No se pierde.

Pongo una vela por toda esta vida vivida que no quiero termine, por todos estos tiempos blancos y negros, mojados por lágrimas de lluvias de malas épocas o sembrados de sonrisas de soles.

Porque mientras veo esta vela arder pienso que todo, absolutamente todo valió la pena.

Y voy por más.

Texto: Bett Gonzalez Casasola

Foto: Giphy

Anuncios

Perspectivas

13559217_1361362260563868_7307049556541457994_o

Todo según la perspectiva, el ángulo, el ojo del observador. Lo que para mí es nimio, apenas perceptible, para otro es tragedia.

Quizá el juicio esté demás, sea un desgaste innecesario que nos tomamos como gimnasia diaria.

Vivimos considerando las acciones de otros, sus decisiones. Y ni siquiera tenemos el mismo concepto de las cosas. Cómo mirarte si el espejo refleja cosas diferentes?

Todo es una cuestión de perspectiva. Y de la mirada única y personal que cada uno tiene, que no es buena, ni mala, ni justa, ni desatinada.

Solo y simplemente es que tú, el otro y yo misma somos universos únicos dentro de un ser humano.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Matías Martín

 

 

 

 

La última mirada

No escribo desde la tristeza, apenas me inspira la curiosidad del momento más allá del último suspiro.

No lo pienso con temor, más bien tengo una pregunta que me ronda: nos daremos cuenta que la aventura se termina? Fijaremos la vista en la nada o elegiremos un punto infinito antes de apagar la luz?

Quizás alguien podrá ver en mí una curiosidad morbosa, pero nada más lejos de ello; más bien se me antoja parecida a la de un niño que agachado ve como una pequeña hormiga carga una hoja colosal.

La última mirada será sin respuestas, una despedida de los millones de imágenes que pasaron por nuestros ojos, un pestañeo último, el segundo de luz final que nos acompañará en la partida.

Texto: Bett Gonzalez Casasola

Imagen: la web

mirada