La misión

Todos tenemos una misiòn. Algunos la descubren ràpidamente, otros pasan la vida sin darse cuenta que la tenìan, otros la buscan con ansias y no la perciben y otros recorren un largo camino hasta que logran saberlo.

Todos los casos son vàlidos, porque de una u otra forma se està en el camino del conocimiento, solo que cada uno en su propio estadio.
Pero tener en claro la misiòn convengamos es fantàstico. Saber acerca de nuestro propòsito es como recorrer una ruta con la mejor visiòn, pudiendo observar los detalles de la travesìa.
Somos misioneros de la vida, y ello no supone una carga en si, es lo que conjugado con el resto da sentido a nuestra existencia

Texto: Bett G.C.

Fotos: Pixabay

mision

Anuncios

Cuando suba la marea

Vida, hada caprichosa

que tejes con hilos de colores,

me llevas donde tus vientos juguetones,

me arrojas en tus costas, aún cuando me

invadan los temores..

Como el mar, que acompasado

va y viene con un ritmo planeado,

empujas mi barca, a destinos inciertos

que luego poco a poco, vas mostrando,

como si fuera un juego sutil el de

navegar asi, probando.

A veces te temo: lo reconozco,

sobre todo cuando encallo, cuando quedo

a merced de la playa solitaria,

donde no hay abrigo ni consuelo.

solo silencio, y la ola que acompaña.

No te reclamo: te dejo hacer

confió en la marea salvadora,

que me devolverá otra vez a la corriente,

para seguir buscando ese horizonte.

Utopía?

Textos: Bett G.C.

Fotos: Pixbay

marea