Desde el alma

Te miras en el espejo y ves que solo estás vos.  No lo ves mal pero reconocés que trabajaste bastante para tener a alguien cerca, aunque por alguna razón, de momento estás sola.

Quizás sea que la vida te vuelve introspectiva, ácida, crítica o simplemente racional, friamente lógica.

Donde se pierde la calidez? En que rincón quedó la risa loca y despreocupada? Cómo se hace para no pensar y vivir así como si nada?

Uno camina y camina y de repente se ve mirando un inmenso desierto. Hacia atrás el pasado. Hacia adelante lo incierto.

Intentar ver lo invisible. Quizás solo se trate de caminar y no intentar presentir.

Solo caminar.

Textos: Bett G.C.

Fotos: Pixabay

 

desierto

Anuncios

Una luz

candle-335965_960_720
Pongo una luz para alumbrar ese rincón donde viven los recuerdos, para rescatar lo bello, lo dulce, aquello que embellece alma. Traigo esta luz para buscar el camino que debe ser, aquel que a veces se esconde, jugueteando con el destino.
Alumbro para que veas, en medio de los cielos esa que soy y que a veces se confunde con los caprichos de la vida.
Porque somos luz alumbrando a quiénes nos acompañan en este tránsito extraño llamado existencia.
Texto: Bett Gonzalez Casasola

Foto: Pixabay

Dejar y seguir

Un envión nos impulsa hacia el universo, en un movimiento automático, en un hacer sin pensar. Vamos viviendo, soportando, perdonando, dejando ser, permitiendo situaciones y cosas solo por no cambiar la rutina.

Y asi transcurre la vida, es como si no tuviéramos el coraje de darle una vuelta a las cosas, de no querer descubrir otra faceta nuestra, de no poder lanzarnos a la vida a ver que hay más allá del horizonte.

Pero un dia cualquiera algo pasa. Pequeño, que va creciendo, que nos va despertando ganas, corajes, deseos, ilusiones. Y empezamos a valorar eso de que quizás es mejor dejar y seguir adelante, con la incertidumbre de lo que encontraremos, con la promesa de lo que podremos descubrir.

Quizá a veces debemos agradecer el portazo, el insulto, el desprecio, el desamor si son ellos lo que nos permiten intentar buscar una versión mejor de uno mismo.

Texto: Bett G.C.

Imagen: Pixabay

 

PIXABAY

Soles

El sol provoca en mi una magia peculiar. Una hebra de sol matutina me lleva a mañanas de mi infancia, de comedor de la abuela donde millones de motas de polvo volaban sin explicación, o a otras en las que preparaba el dia de mis hijos preguntándome que almorzarían o si habían hecho las tareas escolares.

Quizá una tarde sol de invierno me acomoda en otra donde disfrutaba de un libro o estaba triste por alguna cuestión y un sol débil no ayudaba a mejorar el ánimo.

Un sol de domingo me remite a viejas tardes en compañía de mis chicos, de salidas de familia o más atrás a la casa de mis abuelos y sus tardes de televisión y debates de todas las cuestiones familiares de la semana.

El sol alumbró cientos de momentos, y en mí se guardan sus colores e intensidades, como películas antiguas un poco desvaídas o llenas de color si el amor las inundaba.

Todos guardamos en el alma un poco de sol. Y un poco de cielo.

Texto:Bett G.C.

Fotos: Pixabay

soles

Hielo

Un deseo alado

murió roto contra la puerta

de tu alma cerrada.

Ojos helados

palabras como flechas

y  descubrir en ti

un desconocido que

me sorprende

con el corazón

sin escudos.

No es tu decir vil

es mi impotencia la que

me desconcierta porque

no levanta los brazos

para detener

el momento inolvidable

en que te convertiste

en un extraño

Poema: Bett G.C.

Imagen: Pixabay

 

winter-mood-2966139_960_720

La meta

No somos conscientes de la meta. Vivimos tirando de situaciones, de personas, de pasados, y muchas veces no percibimos eso de establecer metas, dirección en nuestro andar en la vida.

Las metas nos organizan, nos conducen, nos ordenan la caminata. Necesitamos ese horizonte, ese punto en el que enfocar la mirada, las ideas, el futuro, porque si no nos transformamos en seres que vivimos en automático, inventando cada dia una razón para vivir.

La meta es creativa: debe serlo. Cada uno tiene un deseo interno, una necesidad, un reto personal a cumplir, y necesitamos tenerlo para sentirnos vivos, para autogenerar ese amor propio y autoestima que se llena de alegría cuando avanzamos, o que recarga las ganas de luchar cuando las cosas no salen como esperamos.

La meta es propia, es única y contiene la particularidad de derribarnos emocionalmente cuando no la cumplimos, porque interiormente sabemos que solo depende de una persona: nosotros mismos.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Arte: Silvina Russo-Artista plástica

 

13301279_1336172883065286_730654502059051577_o

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desafío

El pasado se cuela en tu memoria. Un aroma, una imagen, una persona parecida a alguien que alguna vez conociste, y descubres que el archivo en tu mente está lleno de cosas.

Crees que puedes empezar de nuevo con alguien, y resulta que una frase te lleva a viejas situaciones, a palabras como cuchillos, a lágrimas como lagos que te enturbian la mirada y es entonces que descubres que ya no tienes el lienzo en blanco, y que aunque intentes borrarlo las viejas manchas de tinta de la vida vuelven a aflorar, mudas y resistentes.

Entonces llegas a la disyuntiva: renacer con la condición de la imposibilidad de borrar el pasado. No es un dato menor, la mochila viene cargada.

El amor suele ser un buen asistente en la tarea: disimula, entretiene, corrige y mejora todo aquello que duele, que cuesta, que se dificulta, y es entonces que nos volvemos dependientes de aquel que encontró la llave para lograr que esa magia, por poco que resulte nos hace bien.

Cobardía no es amar para seguir adelante, quizás cobardía sea refugiarse en el dolor, quedarse quietito en tu solitaria zona de confort intentando que nada cambie. Aunque no seamos felices, aunque no obtengamos nada. Solo por que si, solo por el miedo a lo que podría suceder.

Textos:  Bett G.C.

Fotos: Damon Winter

damon