Ángeles

Ángeles

Estamos ahí, sombras que acompañamos a cada ser humano para contener sus alegrias y sus penas. No somos nada explicable, ni lógico, ni cierto. Y sin embargo cuidamos a ese hombre o mujer al que nos unieron para dar con nuestra compañía todo el amor que podamos, todo el cuidado que sea necesario. Algunos no creen en nosotros, pero entendemos algo: la comprensión humana es pequeña para entender los mandatos divinos.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Anuncios

Una espiral hacia la nada

Una espiral hacia la nada

Comenzamos juntos una historia de dos, Hace mucho tiempo, en algún lugar nos juramos muchas cosas, con el mejor amor que encontramos, con las sonrisas más bellas, con las esperanzas más firmes. Luego la vida, tejedora hábil nos fue alejando en su urdimbre, y la espiral se fue abriendo, y las distancias se agrandaron entre ambos, y ya tu estabas allá, tan lejos de mi que no llegaba mi mano a tocarte, y luego tanto que mis ojos tenían que hacer fuerza para divisarte.
Lo peor es que la espiral sigue su curso…y casi no veo hacia donde va…

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Juntos

Juntos

Sin ropa, piel con piel, reconociéndose en la desnudez deseada. Nuestras manos enlazadas, nuestros cuerpos sintiendo la tersa suavidad inexplorada. No deseaba otra cosa que sentirte, no deseabas más palabras que las de la pasión…solo la soledad sin tiempo de los amantes…

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Un faro en el horizonte

Un faro en el horizonte

Si quieres puedes ser ese faro que se divisa en el horizonte, esa imagen que te da alegría porque la tierra, la seguridad está cercana. Si quieres puedes estar encendido, con esa luz que ilumina la vida de otros dándole paz. Si lo deseas puedes hacer de ello una de las razones de tu vida, y sentir así que más allá de todo das amor. No te limites a hacerlo: es inagotable.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Realidad ensoñada

Realidad ensoñada

Miras a derecha e izquierda y no quieres ver. Vas andando por la vida y aunque ves las siluetas y los colores intentas prestar poca atención y enfocarte en un futuro que sabes llegará. Piensas, meditas, quieres que todo pase rápido y llegar al borde del bosque…sabés que allí alguien te estará esperando…

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

Cómo una flor marchita

Cómo una flor marchita

Caída y mustia, olvidada. Así me siento cuando recuerdo aquello que no fue nada y fue todo. No conocía ese sentimiento sin raciocinio y lógica que a veces aparece en nuestras vidas, cómo un viento que llega, devasta y se va.
Los pétalos inertes quedaron sobre la acera, y los paseantes anónimos pasan cerca sin entender nada. Y mientras tanto, sigo muriendo.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro

No fue una más

No fue una más

El pasillo se le antojó interminable. A lo lejos las sirenas de la policía que se acercaban y en la cartera el arma aún caliente de muerte. Escuchó que algunos corrían para ayudar al infame, y sintió que hasta ese socorro era demasiado para alguién tan despiadado, que por primera vez en su vida había recibido en ese tiro que le había dado, una dosis de justicia.
La policía pasó corriendo a su lado, y el aire de la calle le supo a gloria.
Ni más golpes ni más gritos. Una nueva vida. Una vida.

Textos: Bett Gonzalez Casasola

Fotos: Alberto de Haro